¿Qué es prometer el oro y el moro?

prometer-el-oro-y-el-moro-300x200.jpg

“Prometer el oro y el moro” es una frase que se escucha en muchos países de habla castellana. Será quizá porque hay muchas personas que se esmeran en exagerar grandes promesas que por supuesto, de tan difíciles de cumplir nunca se realizan. Por supuesto, hay quienes rápidamente se dan cuenta del juego. En cambio otros, caen en las redes de estas mentiras encubiertas.

Clase: frase popular formada por un infinitivo de segunda conjugación (prometer); un artículo definido masculino singular (el); un sustantivo masculino singular (oro); una conjunción copulativa (y); un artículo definido masculino singular (el) y un sustantivo masculino singular (moro).



Definición de prometer el oro y el moro

En cuanto a la definición de “prometer el oro y el moro” frase popular de España y de países de Latinoamérica es el ofrecimiento y promesa de lo que en realidad no se puede dar o conceder, o nunca se va a poder realizar, solo con la finalidad de captar la voluntad o la cooperación del otro.

Dicho de otro modo, es una manera de pretender engañar a una persona con ofrecimientos que pretenden cautivarlo. Así un adolescente que le asegura a su madre que limpiará toda la casa y hará todas las tareas domésticas durante un mes a cambio de que lo dejen ir a un campamento en las vacaciones está prometiendo el oro y el moro. Porque la madre sabe que puede que la ayude algunos días pero realizar todas las tareas domésticas durante todo ese tiempo, es realmente difícil de poder mantener.

Aunque también puede ocurrir que alguien prometa algo y la persona a quien se le realiza la propuesta no se dé cuenta de que realmente es algo improbable que se cumpla. En ese caso, son quienes ven la situación desde afuera que dirán que le han prometido el oro y el moro y por supuesto nunca va a obtener lo que se le ofreció.

En cuanto a cómo se originó esta frase, se dice que viene desde muy lejos, concretamente del año 1426. Se dice que en tiempos del rey Juan II de Castilla, había varios caballeros cristianos de la ciudad de Jerez que apresaron a 40 moros importantes en una redada. Entre ellos se encontraba Abdalá, alcaide de la ciudad malagueña de Ronda y su sobrino Hamet.

A pesar de que Abdalá pagó una fuerte suma de dinero, solo él fue liberado. Mientras que su sobrino Hamet permaneció cautivo porque la esposa del caballero Fernández de Valdespino no quiso liberarlo si no le pagaban 100 doblas de oro. Esta suma era la que ella aducía que había gastado en la guarda y mantenimiento del muchacho. Como no se ponían de acuerdo, Juan II ordenó que Hamet fuera llevado a la corte, para encontrar una solución. De ese modo, se dice que el pueblo empezó a decir que Juan II quería quedarse tanto con el oro como con el moro.

Lo interesante es que este dicho originalmente era “querer o quedarse con el oro y el moro” y con el tiempo terminó acuñándose como “prometer el oro y el moro”. Quizá haciendo alusión a la actitud del rey que intentaba negociar con los dos bandos prometiendo a unos el pago y a otros el árabe en libertad.



Sinónimos de prometer el oro y el moro

“Quedarse con el oro y el moro” (España).

Ejemplos de uso y frases

“No es de prometer el oro y el moro, así que si dijo que iba a hacerlo, con seguridad lo hará, aunque sea un trabajo arduo”. Aquí, se aplica a alguien que no promete lo que no hace.

 “Le prometió el oro y el moro para formar una sociedad y el pobre inocente cayó en la red, prestándole un dinero que nunca más volvió a ver”. Se refiere en este caso, a una promesa engañosa. La frase está conjugada.

“Para prometer el oro y el moro, mejor no prometas nada -le dijo la mujer a su marido”. En este ejemplo, se usa con el sentido de promesas que no se van a cumplir.